jueves, 9 de febrero de 2017

Macri apuesta a una tercera posición


¿ Por qué rechaza a Tinelli y a Tapia (foto), mientras busca un tercer candidato para presidir la AFA ? 

Macri tiene una idea fija desde hace varios años: que los clubes de fútbol sean Sociedades Anónimas Deportivas. No lo pudo poner en marcha en la era Julio Grondona (todos los dirigentes le votaron en contra), pero nunca bajó los brazos. Y en el desaguisado que vive hoy la AFA, pensó en Andrés Fassi (foto) como candidato a presidente.

Fassi es nada menos que el presidente de Talleres de Córdoba, el vice del Grupo Pachuca mexicano y es experto en SAD. Es decir, el perfil que quiere el Presidente para que gobierne el fútbol de acá en adelante. De todas formas, la movida no le salió bien: el dirigente le dijo que no puede afrontar ese desafío.
En diálogo con LPO, una fuente del entorno de Fassi contó: "Fue todo muy confidencial. Lo llamaron con línea directa desde el Gobierno. Pero no hay ningún tipo de posibilidades de poder formar parte de un proyecto en la AFA porque Andrés no ve un consenso, no hay unidad. Y no podría tener autonomía en su trabajo en el fútbol argentino".
Fassi nació el 29 de enero de 1962 en Córdoba, es preparador físico de fútbol y gran parte de su carrera la hizo en México, donde luego se transformó en empresario. A tal punto que es socio del Grupo Pachuca, propiedad del magnate Carlos Slim (foto).

El Grupo posee tres clubes en México (Pachuca, León y Mineros Zacateas) y el año pasado compró el 80% del Everton de Chile, además de colaborar fuertemente con Talleres de Córdoba.
En varias ocasiones, Fassi reconoció que "las sociedades anónimas son la única salida para el fútbol argentino, es una lástima que la cultura del país no permita que ingresen. En todas partes del mundo este deporte se maneja de esta manera".
Conociendo sus ideales, Macri pensó en Fassi para desbancar a Marcelo Tinelli y Chiqui Tapia, los que hoy siguen aspirando al trono que fuera de Grondona. Pero el cordobés fue tajante porque sabe que el país no está preparado jurídica ni culturalmente para poner en práctica un plan como el que forjó en el Pachuca, al que transformó en un imperio.
Así, mientras en la sede de Viamonte la interna política sigue a mil, Macri encontró un nuevo obstáculo de cara a lo que viene.

 No quiere a Tinelli, no quiere a Tapia y encima ambos ya se pronunciaron en contra de las SAD, el único camino que ven en la Rosada para que el fútbol argentino sea otra vez rentable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada